Aunque a edad temprana las habilidades en matemáticas de niños y niñas no muestran diferencias, a partir de la adolescencia, entre los alumnos de mayor rendimiento, el de los chicos es algo mejor. En promedio, a lo largo de la carrera científica la productividad de las mujeres es también más baja que la de los hombres. Se ha documentado que las diferencias en las aptitudes matemáticas están directamente relacionadas con la desigualdad de género existente en cada país. Hay varios aspectos que pueden provocar que adolescentes y mujeres rindan por debajo de sus posibilidades: a) la amenaza del estereotipo; b) la invisibilización de los logros de las investigadoras hace que éstas tengan no sólo más dificultad a la hora de promocionar, sino también menos incentivos en la progresión de su carrera; y c) las mujeres parecen tener menos interés en el liderazgo como motor de su carrera.

Rendimiento en la adolescencia

El informe PISA muestra, entre los alumnos de mayor rendimiento, una brecha de género a favor de los chicos en matemáticas y ciencias. Por el contrario las chicas destacan en capacidad lectora. La brecha de género crece si se tiene en cuenta que las chicas dedican más tiempo a hacer los deberes y es mayor entre los mejores estudiantes. La diferencia en el rendimiento depende del país y está correlacionada con la desigualdad existente en el país. Algunos países con los mejores resultados como Shangai-China, Hong Kong-China, Singapur y China-Taiwan no presentan brecha de género en matemáticas. Los siguientes gráficos muestran las diferencias de género en ciencias, matemáticas y capacidad lectora en España, UE, EEUU y la media de la OCDE.

rendimiento3rendimiento2rendimiento1

Se puede encontrar más información segregada por género en el reciente informe TIMSS 2015.

Ansiedad y amenaza del estereotipo

La baja confianza en sí mismas, la ansiedad hacia las matemáticas y la amenaza del estereotipo parecen estar en la raíz del peor rendimiento de las chicas. Como se discute en la sección Diferencias en el interés las chicas muestran menor confianza en sí mismas y mucha más ansiedad ante las matemáticas. En el informe PISA se hace mucho hincapié en la influencia de estos problemas en el menor rendimiento de éstas en matemáticas y ciencias. La brecha disminuye, y en muchos casos pasa a ser de signo contrario, cuando se comparan chicos y chicas con el mismo grado de ansiedad. El resumen del informe PISA sobre género muestra gráficas de estos asuntos.

Los efectos de la amenaza del estereotipo son parecidos. Se entiende por amenaza del estereotipo “el menor rendimiento al realizar tests en situaciones en los que los individuos se sienten amenazados por la posibilidad de que su rendimiento confirme (a otros o a ellos mismos) un estereotipo negativo sobre sus habilidades de grupo” (Hughes y Regner). Diferentes estudios han puesto de manifiesto que la amenaza del estereotipo era operativa en mujeres altamente cualificadas. Recientemente se ha visto que este efecto también opera en niñas de la población general.

En 2009, un estudio en Francia con 199 niños y niñas de 11 a 13 años reveló la influencia del estereotipo en los resultados obtenidos en un test que consistía en intentar copiar de memoria un dibujo geométrico complicado. Aunque el ejercicio era el mismo, a la mitad del grupo se le dijo que la prueba era de geometría y a la otra mitad que era de dibujo. Los resultados de las niñas fueron notablemente peores cuando pensaban que hacían un test de geometría que cuando creían que era de dibujo. Los resultados de los niños fueron iguales (dentro del error estadístico) en los dos supuestos. Aunque las niñas negaban que hubiera un estereotipo negativo en cuanto a la habilidad de las mujeres en geometría, al ser preguntadas se valoraban personalmente por debajo de sus compañeros.

amenaza-estereotipo1

Resultados obtenidos por niños y niñas en el test comparando el caso en el que la prueba se etiquetó como “geometría” y el caso en el que se etiquetó como “dibujo”. Aunque los resultados de los niños no se vieron afectados, los de las niñas son significativamente mejores cuando creían que la prueba era de dibujo. Fuente: “Counter-stereotypic beliefs in math do not protect school girls from stereotype threat”. Journal of Experimental Social Psychology 45 (2009) 1024–1027.

Estos datos también se desglosaron para separar a los alumnos que eran buenos en matemáticas (según su historia pasada y su percepción personal en comparación con sus compañeros) y los que no lo eran. Sorprendentemente, los resultados de las niñas con mejores resultados en matemáticas fueron los más afectados por la amenaza del estereotipo.

amenaza-estereotipo2

Comparación entre los resultados del test etiquetado como “geometría” y “dibujo” para los alumnos con peores resultados anteriores en matemáticas (low achievers) y con mejores resultados anteriores en matemáticas (high achievers). Se observa que la diferencia en las niñas entre “geometría” y “dibujo” es bastante mayor para las buenas estudiantes. Fuente: “Different Sources of Threat on Math Performance for Girls and Boys: The Role of Stereotypic and Idiosyncratic Knowledge” Frontiers in Psychology 7, 637 (2016).

Consistente con esta interpretación, el informe PISA cita trabajos con estudiantes asiáticas que tuvieron mejores resultados cuando creían que serían comparadas con estudiantes occidentales que cuando creyeron que serían comparadas con compañeros varones.

Estudios muy recientes revelan que la amenaza del estereotipo afecta a las niñas desde muy pequeñas, ya que con 6 años ya se consideran menos “brillantes” que los niños de su edad.

El papel del personal docente y el entorno

Las estrategias empleadas por el personal docente en las aulas puede influir en la brecha de género. En particular, el informe PISA destaca que la brecha en matemáticas disminuye cuando los profesores usan estrategias de activación cognitiva, es decir, cuando dejan claros cuáles son los objetivos de la clase y qué tienen que aprender los alumnos y cuando hacen preguntas para comprobar que los conceptos se han entendido. Además el informe PISA menciona estudios que muestran que las chicas tienen mejores resultados y se atreven a tomar más riesgos en su trabajo cuando el centro educativo está segregado por género.

Menor rendimiento de las investigadoras.

En promedio el CV de las investigadoras es algo menor que el de sus compañeros varones.

rendimiento4

Fuente: Libro Blanco

Menor liderazgo

Las mujeres en profesiones de ciencia ocupan menos cargos cuanto mayor es el liderazgo del puesto. Esto es debido en parte a las dificultades para promocionar discutidas en Sesgo en la evaluación. Por otra parte las mujeres parecen dar menos importancia al liderazgo en su carrera profesional.

En un estudio de Universum con casi 600.000 estudiantes de un gran número de países el liderazgo era una prioridad en la carrera profesional para el 21% de las mujeres que habían elegido estudios de ciencias en comparación al 30% de los varones. Esta diferencia se producía a pesar del liderazgo mostrado por las mujeres en la universidad era ligeramente superior al de los hombres. Además, las mujeres mostraron un mayor interés en conciliar trabajo y vida personal que los hombres (57% vs 49%). Las diferencias en el interés de liderazgo en cualquier caso son bastante menores que la brecha actual existente.

liderazgo1

Fuente: estudio de Universum.