El Índice de Techo de Cristal capta las dificultades que las mujeres encuentran en su ascenso en la carrera investigadora, en comparación con las de los hombres. El Índice de Techo de Cristal compara la proporción de mujeres en la posición más alta (Cátedras o Profesoras de Investigación) en relación a la de las mujeres en la investigación (Cátedra, Titularidad, Personal Investigador Científico, Científica Titular), indicando la posibilidad de que las mujeres puedan ascender en su profesión investigadora. El índice va de 0 a infinito. Un índice con valor 1 significa que no existen diferencias en la promoción entre mujeres y hombres. Un valor por debajo de 1 indicaría que las mujeres están sobrerrepresentadas en las cátedras y un índice cuyo valor está por encima de 1 marca la existencia del techo de cristal, es decir, que las mujeres están infrarrepresentadas en las cátedras. Cuanto mayor sea el valor del índice, mayor es el techo de cristal y más difícil resulta para las mujeres alcanzar la posición más alta en la carrera investigadora.

Los siguientes gráficos muestran los valores del Índice de Techo de Cristal en el CSIC y la Universidad. El Índice de Techo de Cristal es mayor en la Universidad que en el CSIC (1,36) y apenas ha variado en los últimos años, aunque en ambos organismos depende del área científica: 

La menor presencia de la mujer en los puestos de mayor relevancia se da también en Europa, como evidencia la gráfica tijera (She figures 2018). Esta menor presencia es mucho más acusada cuando se incluyen solamente las áreas científico tecnológicas: