Las mujeres científicas y tecnólogas son invisibilizadas por la sociedad incluyendo el material educativo o la prensa. La falta de referentes, hace que las niñas no tengan modelos en los que reflejarse.

En su tésis doctoral, Las mujeres que nos faltan. Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales escolares, presentada en la Universidad de Valencia, Ana López Navajas analizó la presencia de personajes femeninos en los libros de la ESO. En particular, analizó 109 libros (33 de ciencias) de las editoriales SM, Santillana y Oxford correspondiente a 48 asignaturas de 1º a 4º de la ESO. Encontró que tan sólo uno de cada 8 personajes que aparecen en los libros de texto de la ESO, a nivel general, son mujeres . Debido a la mayor recurrencia de los personajes masculinos, los personajes femeninos aparecen sólo en una de cada 13 ocasiones. Esta desigualdad se acrecienta en el campo de la ciencia y sobre todo de la tecnología. El porcentaje de personajes sería del 11,7% no muy alejado de la media, pero teniendo en cuenta la mayor recurrencia de las apariciones masculinas, en ciencias las apariciones femeninas se reducen a una de cada veinte ocasiones y en su mayoría se encuentran en anexos y no en el cuerpo del texto. Tecnologías es el área donde menos mujeres aparecen, tan sólo 2 mujeres frente a 228 hombres. Tal disparidad induce a pensar erróneamente que hay una completa disociación entre mujer y tecnología. La información detallada puede encontrarse en http://mujeresenlaeso.uv.es

Los estereotipos de género son también patentes en el material educativo a edades inferiores. Un estudio reciente analizó las imágenes de 333 recursos de educación (demostraciones, juegos, experimentos) de las fuentes de material online de ciencia para educación primaria Scientix y OERcommons, en las que aparecían 3191 personas. Encontraron que a nivel general el género masculino aparecía más que el femenino.   Aunque en lo que hacen niños y niñas en las fotos no parece haber distinción. En lo relativo a las profesiones de los adultos hay un sesgo muy claro. El 55% de los hombres tienen profesiones relacionadas con la ciencia, mientras que sólo lo tienen el 30% de las mujeres. A nivel absoluto, sólo un 25% de las personas que trabajan en profesiones científicas en estas imágenes son mujeres, pero estas constituyen el 64% de las personas que se dedican a la enseñanza.

Diapositiva2
Porcentaje de imágenes de hombres y mujeres en función de la profesión que desempeña la persona representada, en el material educativo para primaria Scientix y OERcommons. Las fotografías representaban en total a 725 hombres y 436 mujeres. Fuente: Kerkhoven et al, PLOS one, DOI:10.1371/journal.pone.0165037 (2016)

Los medios de comunicación también contribuyen a la invisibilización de la mujer científica. En un estudio publicado en 2017 en la revista Science Communication, investigadores de la universidad de Valencia analizaron 1134 fotografías en noticias de prensa aparecidas en 2014 y 2015 en El País, el Mundo, ABC y La Vanguardia. Encontraron que el conjunto de las fotografías, un 73,9% mostraba sólo a hombres científicos, un 17,1% sólo a mujeres y un 9% a ambos. La presencia de la mujer en las fotografías científicas en bastante menor que su presencia en la comunidad científica, cercana al 40%. Además, en muchas de las fotografías las mujeres aparecen como recurso fotográfico: no posan, sino que están de lado, realizando alguna actividad…. La mayoría de las fotografías analizadas (89%) están relacionadas con la noticia a la que aparecen y los científicos varones aparecen en un 94,7% en fotografías como protagonistas de la información, por ejemplo en informaciones relacionadas con sus hallazgos científicos o con su carrera académica. Sin embargo, en el caso de las mujeres, este porcentaje se reduce al 74,1%.

Diapositiva1
Arriba. Comparativa de la presencia de la mujer en el sistema científico español (izquierda) y su presencia en las fotografías en las noticias de ciencia en los medios de comunicación (derecha). Abajo: Protagonismo de hombres (izquierda) y mujeres (derecha) en las fotografías que aparecen en las noticias de ciencia. En color oscuro el porcentaje de fotografías en las que la persona que aparece es protagonista de la noticia y en color claro el porcentaje en el que la persona aparece como recurso fotográfico, sin que tenga una relación directa con la noticia. Fuente: González et al, Science Communication, 39, 4 (2017)