La mujer, ausente en los cargos de ciencia