Hay diversas razones por las que las chicas pueden no sentirse atraídas hacia la carrera investigadora. En general, el entorno social, familiar y educativo no incentiva de igual manera a chicos y chicas a elegir carreras científicas y técnicas. Las chicas muestran mayor ansiedad ante las matemáticas y ciencias que los chicos, incluso si su rendimiento en esta materia es bueno. El personal docente evalúa mejor a las chicas en materias no científicas y los padres tienen menos expectativas de que sus hijas tengan profesiones relacionadas con la ciencia y la tecnología en comparación con sus hijos. Además la tecnología se presenta como un ámbito marcadamente masculino.

Hay ausencia de roles científicos femeninos. A la baja presencia de mujeres se suma la invisibilización de muchos de sus logros. Además, en parte debido a la realidad que han vivido algunas científicas en el pasado, muchas adolescentes pueden ver en la ciencia un camino demasiado arduo, difícil de conciliar con la vida personal. Las chicas que se decantan por las ciencias tienden a alinearse con una causa social.

FALTA DE INTERÉS DE LAS ADOLESCENTES

La diferencia en el interés hacia las carreras técnicas y matemáticas es ya patente en las estudiantes de secundaria. Aunque las chicas tienen más expectativas para su futuro profesional según datos del informe PISA (figuras 4.11 y 4.12), de media en la OCDE sólo una de cada cinco chicas de 15 años quiere dedicarse a profesiones técnicas (7% en España) mientras que el porcentaje que se decanta por carreras del ámbito sanitario asciende a un 15-17%.

interes1

Fuente: ¿Por qué las niñas no quieren ser ingenieras?

Esta falta de interés podría estar claramente influenciado por la ansiedad y baja autoestima que presentan las chicas en relación a las matemáticas. En general las chicas creen que no son capaces de resolver problemas matemáticos o que sacarán peores notas. Las chicas presentan menor confianza en relación a las matemáticas incluso en aquellos casos en los que su rendimiento es igual al de los chicos.

interes2

La actitud del personal docente y de los padres podría influir en esta ansiedad y falta de interés. Los profesores evalúan a las chicas de forma más favorable en lengua que en matemáticas. Además las expectativas de los padres son diferentes para las chicas que para los chicos. Para chicos y chicas con el mismo rendimiento los padres que piensan que sus hijas se dedicarán a profesiones técnicas son las mitad o menos que en el caso de los chicos.

interes3

Fuente: ¿Por qué las niñas no quieren ser ingenieras?

Todo el entorno social parece tener influencia en el bajo interés de las chicas por las carreras técnicas. Un caso interesante es el de la informática. Hasta los años ’80 la presencia de la mujer en los estudios de computación en Estados Unidos fue aumentando y hay ejemplos notables de programadoras cuya labor tuvo gran impacto. A partir de mediados de los ’80 esta progresión se revierte de forma clara. Este momento coincide con la popularización de los ordenadores personales. Estos ordenadores, incluyendo los video-juegos, se enfocaron en mayor medida hacia un mercado masculino.

women-computer-science

Fuente: When women stopped coding

FALTA DE ROLES FEMENINOS

Exceptuando a Marie Curie, en los libros de texto y en los medios de comunicación apenas se dan a conocer mujeres científicas y expertas. En las pocas ocasiones en las que se habla de las científicas, es frecuente presentarlas como personas raras, completamente dedicadas a su trabajo y con poca vida personal, o haciendo hincapié en que el aspecto físico y la inteligencia no pueden ir unidos. Las jóvenes muy probablemente no se sientan identificadas con estas pioneras. Comentario sobre este tema en Nature (en inglés).

CAUSAS SOCIALES

Los estudios sugieren que la segregación temática dentro de las ciencias podría estar también influida por un mayor interés en ámbitos de utilidad social. La utilidad social de las especialidades técnicas tales como la física o la ingeniería es poco conocida, al contrario de la de áreas biosanitarias. Un estudio reciente basado en casi 600.000 encuestas a estudiantes de carreras técnicas o de negocios pone de manifiesto que las mujeres que estudian carreras de ciencias tienden a alinearse con una causa social (40%) en mayor medida que los hombres de ciencias (29%), y también que las mujeres que cursan estudios de negocios (27%). Existen no obstante diferencias entre países.